Bolívar también tenía una verruga


Muchas de las personas que conocieron y compartieron episodios de su vida con El Libertador, se atrevieron a describir cómo era, entre ellos encontramos a su edecán, Daniel Florencio O’leary; al militar, Agustín Codazzi; y al diplomático y pintor inglés Sir Robert Ker Porter.

“La frente del general Bolívar era muy alta pero no extraordinariamente ancha. Tenía muchas arrugas. Sus cejas eran espesas, pero bien formadas; sus ojos eran oscuros y penetrantes; su nariz larga y fina. En el centro de ella tenía una pequeña excrecencia imperceptible hasta el año 1820, cuando le causó alguna intranquilidad, pero ésta le pasó porque la verruga no creció. Sus pómulos eran sobresalientes, sus mejillas hundidas desde que lo conocí (mayo de 1818). Su boca era fea, siendo sus labios gruesos, el superior saliente: Sus dientes eran regulares, blancos y hermosos. Tenía particular cuidado de ellos. Los huesos de sus mandíbulas y mentón eran largos. Sus orejas eran grandes. Sus cabellos en 1818–19–20–21, que usaba largo (hasta que comenzó a tornarse gris, en 1822, era extremadamente negro y crespo. Sus patillas y bigotes eran ligeramente claros. El bigote lo afeitó en Potosí el año de 1825. Era de mi misma estatura. No sé cual será en la actualidad, entre 5, 6 y 5, 7, en medidas inglesas. Su pecho era estrecho y toda su figura delgada, particularmente sus piernas. Su piel era oscura y áspera, sus manos y pies admirablemente pequeños y bonitos”. O’leary. Memorias sueltas, Biblioteca de la Sociedad Bolivariana de Venezuela, Clásicos Bolivarianos n°3. Caracas 1988, P. 72.

“Este guerrero que hasta ahora ha seguido las huellas del alto Washington y que hoy día ha superado sus gloriosas empresas; este gran capitán, no sólo libertador del propio país sino también conquistador y pacificador de Perú, es pequeño de estatura, de constitución delicada, de piel curtida pero pálida; tiene la nariz aguileña, cabellos negros con patillas y bigotes larguísimos, ojos vivaces y negros, frente alta y una fisionomía más bien altiva”. Codazzi. Memorias (a cargo de M. Vannini). Caracas. 1979, p. 159

“El (Bolívar) es una persona poco flacucha, y con un semblante estrecho, largo, melancólico, pero enérgico, plácido, de vez en cuando con asomo de irritación en los ojos y los labios. Tiene 44 años de edad, pero aparenta diez más debido al clima, preocupaciones públicas y la carga del bienestar del Nuevo Mundo que por tan largo tiempo ha pesado sobre sus hombros”. Fundación John Boulton. Archivo Sir Robert Ker Porter (1825-1830). Carta de Robert K. Porter a Jane Porter Legajo 02, Folio 001. Caracas 24-01-1827.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s